Entrevista de Salamanca RTV Al Día a Carlos Javier Salgado Fuentes, presidente del Colectivo Ciudadanos del Reino de León (7/Octubre/2016)

“Esta tierra tendrá futuro si realmente creemos en ella, y para ello es necesario tener una autonomía propia”

Doctor en Ciencia Política por la Universidad de Salamanca y oriundo de Guadramiro, está al frente de la Plataforma por la Autonomía del País Leonés, que este domingo, 9 de octubre, celebra una manifestación en Zamora

Este domingo, 9 de octubre, recorrerá las calles de Zamora una manifestación reclamando una autonomía propia para León, Salamanca y Zamora. Convocada por la Plataforma por la Autonomía del País Leonés (que integra varias asociaciones de dichas provincias), partirá a las 12.30 horas desde la Plaza de Alemania. Carlos Javier Salgado Fuentes, doctor en Ciencia Política por la Universidad de Salamanca y oriundo de la localidad salmantina de Guadramiro, está al frente de la plataforma.

¿Cuándo surge la Plataforma por la Autonomía del País Leonés y quién la integra?

La plataforma nació hace unos meses, con el objetivo de hacer fuerza común en la reivindicación que compartimos las diversas asociaciones leonesistas. En este sentido, la integran el Colectivo Ciudadanos del Reino de León, la coordinadora Comunidad Leonesa.ES, la Plataforma por el Futuro de la Región Leonesa, y personas no adscritas a ninguna asociación, contando asimismo con el respaldo y apoyo de otras asociaciones como Raigañu o Esllabón Lleonesista.

¿Cuáles son sus objetivos?

El principal objetivo de la Plataforma es que la Región Leonesa o País Leonés se conforme como comunidad autónoma, ya que consideramos que esto favorecería enormemente el desarrollo de nuestra región. En esta línea, buscamos frenar la despoblación y el retroceso económico que venimos padeciendo en la actual autonomía. Consideramos que la comunidad de Castilla y León está lastrando el desarrollo de la Región Leonesa en tanto que el nivel de inversión es muy inferior al que nos correspondería de ser autonomía. Además, se han cerrado infraestructuras básicas para nuestra tierra (ferrocarril de la Vía de la Plata, de la Fregeneda, Ponfeblino,…), otras llegan más tarde de lo que deberían (Autovía de la Plata, Autovía del Duero, electrificación de la vía férrea Salamanca-Fuentes de Oñoro,…), y otras simplemente no se llevan a cabo (puente internacional de Masueco, autovía León-Braganza, etc.)

¿Con qué apoyos cuentan para conseguir sus metas?

Nuestros postulados son respaldados por una buena parte de la sociedad de León, Salamanca y Zamora, y quizá la mejor prueba de ello es que la Junta no se atreva a preguntarnos sobre la posibilidad de querer formar una autonomía propia. Desde el punto de vista asociativo nuestro apoyo se cimienta en el denominado leonesismo social. Aparte de ello, habría que sumar las muestras de apoyo y ánimo que recibimos por parte de otras asociaciones y sindicatos de las tres provincias, aunque para nuestra desgracia son apoyos mostrados ‘de tú a tú’, no públicamente. En este sentido, las redes clientelares siguen pesando mucho y no hay que olvidar que las subvenciones las reparte la Junta.

¿Qué partidos políticos apoyan su reivindicación?

Los partidos que apoyan nuestra reivindicación a día de hoy son los estrictamente leonesistas, de los cuales UPL tiene representación en el parlamento autonómico. A ellos se sumaría ADEIZA, cuyo presidente se ha mostrado públicamente en más de una ocasión favorable a una autonomía leonesa. Más allá de estas formaciones ha habido un reconocimiento explícito de la Región Leonesa en cuanto que región por parte del PSOE (cuyas juventudes llegaron a celebrar unas jornadas de la Región Leonesa) o de las juventudes del PP en Salamanca (que recogían en 2012 en su ponencia política la Región Leonesa conformada por León, Salamanca y Zamora), si bien no han avanzado más allá de ese reconocimiento. En cuanto a Podemos, aunque su postura oficial es favorable al statu quo, algunos de sus miembros (como la diputada Ana Marcello o Juan Carlos Monedero) se han mostrado favorables a que el pueblo leonés decida si quiere ser autonomía. Finalmente, Ciudadanos ha rechazado tajantemente la autonomía leonesa, y por parte de IU últimamente no ha habido posicionamientos rotundos en este aspecto oficialmente, aunque una parte importante de sus miembros (al menos en Salamanca) sí apoyan la idea de una autonomía para la Región Leonesa.

 

¿Qué esperan de la manifestación del día 9?

Esperamos que ayude a generar ilusión para seguir luchando por esta tierra que agoniza. Los leoneses hemos de quitarnos los complejos de encima y dejar de ser tan derrotistas y negativos. Esta tierra tendrá futuro si realmente creemos en ella, y ello pasa inexorablemente por tener una autonomía propia. Que seamos una región histórica (ahí está el blasón del Reino de León en el escudo de España para corroborarlo) sin autonomía es una muestra palpable de que no hemos sabido luchar por lo nuestro. La manifestación pretende ser una manera de reivindicar que la Región Leonesa sigue viva y que vamos a seguir denunciando todos los atropellos e injusticias que se pretendan cometer contra nuestra tierra y nuestros paisanos.

¿Por qué se ha elegido Zamora?

Zamora debe ser punta de lanza en la defensa de la Región Leonesa. Desde luego, por situación geográfica es el corazón de la región, y quizá la provincia que más tenga que ganar en este proceso precisamente por mera geografía. En este sentido, el desarrollo de la Región Leonesa va necesariamente unido al de Zamora y a la Vía de la Plata, ya que Salamanca y León no pueden explotar sus potencialidades plenamente si Zamora no despega, y viceversa, Zamora no puede lograr un desarrollo pleno dando la espalda a Salamanca y León.

¿Qué otras acciones se han llevado a cabo desde la plataforma?

Desde la Plataforma estrictamente ninguna porque no existía, pero por parte de los colectivos que la integran sí. Por ejemplo la manifestación ‘Por el Futuro de la Región Leonesa’ que en mayo de 2013 recorrió las calles de Salamanca, congregando a más de un millar de personas. Asimismo, presentamos quejas ante el Defensor del Pueblo y el Procurador del Común (contra el cierre de las urgencias nocturnas en Arribes, la supresión de la plaza médica de Brincones, etc.), otro tipo de quejas a la administración (por el mal estado de la A-62 entre Salamanca y Tordesillas, la lamentable gestión de nuestros hospitales por parte de la Junta, etc.), o por cuestiones de ámbito más identitario (como el incumplimiento de la protección del leonés en las comarcas donde pervive, la manipulación y el despilfarro que realiza la Junta anualmente con la Fundación Villalar, etc.).

¿Cuáles serían las ventajas y los inconvenientes para las tres provincias de conseguir la autonomía del País Leonés?

Las ventajas serían múltiples. En primer lugar que las instituciones autonómicas que ahora pagamos y no están aquí pasasen a situarse en Salamanca, Zamora o León, lo que haría que sus trabajadores tuviesen que vivir y crear economía en las provincias leonesas. Y aprovecho para dejar claro que el centralismo no es una opción para nosotros, las instituciones han de estar repartidas entre las tres provincias de la manera más equitativa posible. En segundo lugar que, al ser una autonomía propia, tendríamos derecho a una mayor y mejor financiación, la cual debería invertirse exclusivamente en Salamanca, Zamora y León. En tercer lugar, que ganaríamos peso y presencia dentro de España a la hora de tomar decisiones, pues en todo foro que reuniese a representantes autonómicos habría alguien defendiendo los intereses leoneses. En cuarto lugar, que seríamos dueños de nuestras decisiones y relaciones con otras autonomías y con Portugal, pudiendo darle la importancia que estimásemos conveniente a las mismas, y firmando los convenios que considerásemos necesarios, sin tener que preocuparnos por si al eje Valladolid-Burgos le conviene o no. A ellas se podrían sumar muchas más relacionadas por ejemplo con el ámbito de las infraestructuras, la posibilidad de potenciación de la industria, etc. En cuanto a inconvenientes, quizá el único fuese que los permisos para algunos aspectos serían diferentes entre León y Castilla, si bien es algo que se podría solucionar fácilmente, con un simple convenio entre autonomías, sin causar inconvenientes ni molestias. En este sentido, la administración leonesa podría suscribir acuerdos con otras comunidades para que dichos trámites pudiesen realizarse a través de la propia administración leonesa, pues la Ley 30/92 así lo posibilita.

¿Una autonomía leonesa supondría más gasto?

No necesariamente. Por ley se debería crear un Parlamento autonómico, unTribunal Superior de Justicia y las consejerías que ayuden a desarrollar las diversas áreas de gobierno, si bien estas instituciones se nutrirían de funcionariado ya existente, pues no se trataría de crear más funcionarios sino de repartirlos entre León y Castilla. Por otro lado, donde se instalasen las consejerías se sustituirían las delegaciones de la Junta que presten servicios en dicha provincia. Respecto a las escasas instituciones autonómicas que tienen su sede en la Región Leonesa, como el Procurador del Común o el Consejo Consultivo, se eliminarían con la nueva autonomía, pasando sus funcionarios a prestar servicio en otras instituciones autonómicas que requiriesen de personal. Asimismo, una de las subdelegaciones provinciales del gobierno pasaría a convertirse en la Delegación del Gobierno en el País Leonés.

¿La creación de un parlamento leonés conllevaría que haya más diputados autonómicos?

No necesariamente. Los procuradores que eligen las provincias leonesas en las Cortes de Castilla y León son actualmente 32. En este caso, estos procuradores dejarían de elegirse en aquel parlamento y pasarían a conformar el parlamento autonómico leonés, que podría tener el mismo número de diputados autonómicos elegidos actualmente (32), más, o incluso menos. El número exacto en este caso dependería de lo que establezca el Estatuto autonómico leonés en este sentido.

¿De qué manera afectaría a los funcionarios de Castilla y León?

Habría un reparto de los mismos entre la Región Leonesa y Castilla la Vieja. Así, los funcionarios oriundos de las provincias leonesas tendrían preferencia para poder trabajar en la administración autonómica leonesa. En este sentido, cabe señalar que de los cerca de 90.000 funcionarios que dependen actualmente de la Junta, los que se sitúan en las provincias leonesas apenas suponen entre el 25% y el 30%, a pesar de que por población nos corresponderían un 42%. Esto se traduce en que los leoneses estamos pagando a funcionarios que deberían trabajar aquí para que trabajen en la parte castellana de la comunidad, dinamizando la economía de otras provincias, y creando allí riqueza. Una autonomía leonesa supondría que los funcionarios que pagamos por trabajar en Castilla pasasen a trabajar en la Región Leonesa, por lo que el establecimiento de una autonomía leonesa supondría el aumento de unos 20.000 habitantes en Salamanca, Zamora y León y, con ello, el retorno de muchos leoneses que son funcionarios autonómicos y ejercen su labor en Castilla. Y eso sería en número de funcionarios, pero estos tienen su familia y necesidades, por lo que crearían economía a su alrededor y su establecimiento supondría la creación de más puestos de trabajo indirectos.

 

Imagino que lograr esa autonomía sería un proceso complejo y largo, ¿qué pasos habría que dar?

No necesariamente. En realidad se reduce a que haya voluntad política. El camino se podría abrir simplemente añadiendo una disposición adicional en el Estatuto que recoja que las dos regiones que conforman esta autonomía (o al menos la leonesa) puedan convertirse en autonomías propias. En esa disposición se recogería el mecanismo y los plazos a seguir. De este modo, una vez Salamanca, Zamora y León lo aprobasen iniciaríamos nuestro camino autonómico propio. Evidentemente, se establecería un plazo (pongamos por ejemplo que fuese de un año a dos) para que las competencias que posee la actual autonomía fuesen transferidas a la autonomía del Reino de León. En este plazo de transición autonómica deberían asimismo elegirse y adecuarse los edificios que en las provincias de Salamanca, Zamora y León fuesen a albergar los organismos dependientes de la autonomía leonesa, pasando a depender de ésta los que actualmente dependen de la Junta de Castilla y León.

¿Sería posible gobernar con recursos propios sin apoyos externos?

Al tratarse simplemente de la creación de una comunidad autónoma sería igual de viable que cualquier otra autonomía. Respondiendo directamente, sí, sería posible gobernarla. En la financiación habría que contar tanto con los propios recursos que ingresase la autonomía leonesa vía impuestos, como con los que el Estado otorgase en el reparto que asigna por autonomías. A ello se sumarían las ayudas que pudiesen obtenerse de la Unión Europea.

¿En Salamanca y en Zamora existe ese sentimiento de pertenencia al País Leonés o está más arraigada la identificación con Castilla y León?

Sí existe en una parte de la población de Salamanca y Zamora ese sentimiento de pertenencia al Reino de León, si bien los sentimientos predominantes son el provincial y el nacional. Me explico, si tu paras a un salmantino por la calle lo normal es que te diga que se siente salmantino y español simplemente. El sentimiento regional no está demasiado extendido en estas provincias, siendo en algunos casos leonés, y en otros basado en el statu quo, es decir, castellanoleonés. En todo caso, atendiendo a la evolución histórica de Salamanca en el último milenio, lo más natural casi sería sentirse salmantino en lo provincial, leonés en lo regional, y español en lo nacional. Claro que los sentimientos son personales y en ellos cada uno sabe lo que le dicta su fuero interno, las identidades nunca deben imponerse.

¿Se puede entender la reivindicación de esta autonomía como una independencia del país como se pide en Cataluña a pesar de que no es así?

No tiene absolutamente nada que ver. Nosotros pedimos ser una autonomía más dentro de España, como lo son Extremadura, Asturias, Galicia o Aragón. Es decir, no queremos ser más que nadie, pero tampoco menos que nadie. Quizá en este caso el problema es que los sectores contrarios a la autonomía leonesa intentan identificarla con ese otro tipo de reivindicaciones para desprestigiarnos, aunque sepan de sobra que lo que dicen es rotundamente falso. Asimismo se basan en que uno de los términos usados para referirse al territorio leonés es el de País Leonés, pero la palabra ‘país’ es un galicismo que significa territorio, simplemente. Nosotros lo usamos como sinónimo de región, aunque hay quien quiere tergiversar este hecho de manera malintencionada. Pero insisto, nosotros queremos que la Región Leonesa o País Leonés recupere su sitio dentro de España, ser una autonomía más, poder desarrollarnos y con ello parar esta huida hacia el abismo que llevamos.

 

http://salamancartvaldia.es/not/129151/esta-tierra-tendra-futuro-realmente-creemos-ella-para-ello-tener/